• Mi formación es pictórica, pero en el hacer,  he buscado diferentes maneras de expresar mis ideas. La herramienta no ha sido más que eso, el medio que mejor se ajustara para poder concretar las imágenes.
  • Me valgo de la fotografía, tanto para componer mis pinturas, o bien,  como lenguaje autónomo. Proceso digitalmente  las fotografías, que resultan en archivos de diferentes tamaños según la propuesta creativa. También he incursionado en el video, no como realizadora, pero sí aportando la idea original para hacer luego un trabajo conjunto con otros realizadores.
  • El texto literario es el soporte en general de todo mi hacer. Mi obra está atravesada por los textos que llegan a mis manos, algunas veces en forma azarosa y otras buscándolos específicamente. “El conjunto de mis trabajos se puede pensar como una reflexión acerca de la textualidad  y su interacción con otros contextos comunicativos y de representación.
  • Algunas veces,  el  texto se abre a nuevos significados operando su reelaboración a partir de la construcción de un cadáver exquisito. Otras ,no se da a la lectura, pero sí subyace en la estructura de la obra que, como dice Carlos Basualdo, “permanece suspendida de sí misma, como preguntándose por su sentido ausente.” (“Ocho telas y algunos sueños” Carlos Basualdo, Rosario 12, 1992)
  • Uno podría cuestionarse aquí, si es la imagen la que construye al texto o es el texto el que construye la imagen, poniendo en discusión el “cuerpo” mismo de la obra.”  (fragmento de la nota publicada en  Rosario 12, año 2004, por Claudia Laudanno)